Sonrisa de María

La vida tal como la llevamos tiene cierta ilógica, pareciera ser que a cada instante vivimos reducidos a una efímera existencia atraída por la emoción de ser  terrenales  y satisfacer sólo unos propósitos establecidos, es decir sólo existimos  nosotros y nadie más.

También perdemos la noción del tiempo, pensamos que siempre va a estar a nuestro favor, sin saber que puede a la larga, ser un cruel testigo de tu fracaso como ser humano en esta casi imperceptible realidad.

Entonces, ¿para qué trabajar tanto si nos sentimos solos?  Es triste leer un libro y no tener alguien con quién comentarlo, es doloroso sentirse preocupado y no contar con una persona a quién abrirle el corazón.

Muchas veces olvidamos la verdadera razón de nuestra existencia, la verdadera esencia de nuestro ser,a menos que en  la vida te toque alguien mágico,  y cambia por completo tu noción y tu forma de vivir lo cual justifica tu existencia en este mundo terrenal.

Por estas razones  entendí que una persona sólo puede ser feliz brindando  ayuda a los que más lo necesitan, en esa ayuda está la verdadera razón de tu felicidad.

“LA SONRISA DE MARÍA” tiene sus orígenes en estos fundamentos,  sirve para arrancarle una pequeña sonrisa a los que más lo necesitan,  a la gente humilde que tan sólo a veces te piden una pequeña muestra de afecto para poder llenar sus corazones de felicidad.

Como anécdotas de este proyecto contaré que al inicio cuando tocábamos las puertas de las casas para que nos obsequiaran “algo” para los niños pobres, nos lanzaban a sus perros, otros nos largaban, muchos nos ignoraban, y mis valientes seguidores (mis alumnos), querían desistir del proyecto, se desanimaban, me decían: “profe” no nos quieren, no les importan los niños pobres, mejor vámonos.

En eso, venía una alumnita y gritando con alegría  decía: ¡chicos,  conseguí un títere para los niños, también me dieron un polo, un bolso,  miren…!  Fue en ese momento que todos comprendieron que no debemos desanimarnos, que no debemos desmayar en nuestro objetivo, que también existe gente  buena  y nos propusimos  lograr nuestra meta sin importar lo que fuera.

Después de caminar largas horas con el rostro quemado por el sol, estábamos cansados pero FELICES porque otros niños ya tendrían la sonrisa asegurada para la navidad.

Con el pasar de los años lo que empezó como un sueño propio se convirtió en una hermosa realidad, con mucha humildad debo decir que apenas sembré la semilla pero la cual no hubiera crecido si no hubiese sido regada ni abonada de la mejor manera  por los que dirigen nuestra Institución Educativa, la promotora Lic. Adelaida Marisol Salazar Hilario y el Director Lic. Yuri Ariel González Pineda.

LA SONRISA DE MARÍA tiene como finalidad brindar alegría a las personas más necesitadas de los lugares alejados de nuestra localidad y sus entornos, asegurando que cada navidad tengan también ellos un regalo (por más pequeño que sea) en sus hogares y cada año esa ayuda se va incrementando. Los ex-alumnos a través de su asociación también aportan de manera muy importante en este hermoso proyecto.

Hoy puedo decir  que me siento orgulloso de“LA SONRISA DE MARÍA”, que forme parte del proyecto del colegio “CORAZÓN DE MARÍA”  y que todos se identifiquen con la idea de ayudar a los demás llevándolo como una norma de vida en sus hogares.

Lic. Oscar Muñoz Oré